I. Alcanzar a los jóvenes no es un programa, es un proceso

El evangelismo es un proceso en el que tú debes ser parte y ver cómo puedes aportar en ese proceso llamado evangelismo.

Es un proceso que no termina, es parte de toda tu vida. Es un proceso que debiera darte crecimiento espiritual.

“Seas o no seas evangelista debes participar del proceso”

– Debes tener una actitud evangelista

– Desafíate a ser evangelista

– Crea un ambiente irresistible