Mensajes

de lo que estamos hablando en CR

Ser padres

Padres basados en la gracia

 Gracia, regalo no merecido.

Dios es un padre de gracia. Tú eres salvo por gracia.

Tus hijos verán a Dios según el reflejo que seas como padre. Como padre estás reflejando a Dios, esta es una gran responsabilidad pero a la vez una bendición que Dios te da de representarle acá en la tierra.

 

¿Cómo crees tú que tus hijos ven a Dios

Como un padre enjuiciador,

Como un padre legalista,

O un padre basado en la gracia?

 

Salmos 23:4

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo”

Ser padres

Padres legalistas

 Se rigen a las costumbres y si no se cumple eso, si no se cumple de forma muy exacta lo que Dios dice son muy condenatorios.

Esos hijos crecen con una sensación que siempre están fallando y nunca caben dentro de los patrones que Dios quiere, son hijos inseguros.

 Romanos 4:5

“Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”

¿Hay algo mejor que tu hijo confíe en ti?

Dios no quiere que hagas algo por Él, porque no puedes hacer nada por Él. El sólo quiere que confíes en Él.

Los hijos no tienen que ganarse tu cariño, tienes que darle cariño.

Jeremías 29:11

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, PENSAMIENTOS DE PAZ, Y NO DE MAL, para daros el fin que esperáis”

Dios no está en contra de tus deseos, siempre que no sean pecaminosos ni egoístas.

Dios no quiere estar en guerra contigo. Dios quiere tener una buena relación contigo.

Ser padres

Padres enjuiciadores

Romanos 2:1
“Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo”

Cuando hay problemas de identidad -de cualquier tipo- de un hijo varón es por la falta de figura paterna.
La mayoría de las dificultades que viven los jóvenes, desde pequeños hasta la juventud es por falta de figura paterna.

Cuando la Biblia habla respecto del liderazgo de los hombres, específicamente está hablando de una responsabilidad que tienen ante la familia. No de ser el que “manda” dentro de la familia sino ser el de mayor influencia positiva para la familia. De esa responsabilidad habla la Biblia.

Como tú ves a Dios es como tú serás como padre. Como tus hijos te ven como papás es como ellos verán a Dios.
Mientras más correcta sea la relación que tienes con Dios mejor padre serás con tus hijos.

Tu visión de Dios determina como crías a tus hijos

Cuando los hijos ven que los padres los retan en cada momento creen que Dios es igual.

No puedes estar juzgando y criticando a los demás porque tú haces lo mismo.

Romanos 8:1
“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”

No fuiste llamado para enjuiciar.

Tu FORMA

Aplica tus experiencias

Las cosas buenas o malas que te han pasado en la vida pueden ayudar a otros.

Dios tampoco se equivocó con tus experiencias. Tus experiencias van a ser de ayuda para otros también.

Romanos 8:28

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”

Filipenses 1:6

“Estoy persuadido de que el que comenzó en ustedes la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”

Lo que te paso en el pasado, va a ir perfeccionándose a tal punto que será de ayuda para muchas personas.

Dios siempre tiene un propósito para lo que estás viviendo.

Filipenses 3:13-14

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”

 Muchas veces se confunde entre esclavizarse al pasado y utilizar el pasado en beneficio del futuro.

No te esclavices al pasado, utilízalo para tener un mejor futuro y para beneficiar a los demás.

Amar al prójimo -que es el segundo gran mandamiento en conjunto con el primer gran mandamiento que es amar a Dios, se puede traducir en una palabra que es SERVIR.

Si amas a Dios y al prójimo vas a servir.

Cuando tú sirves a los demás eso es servicio.

Tu FORMA

RECONOCE TUS HABILIDADES 

Efesios 2:10

“Nosotros somos hechura suya; hemos sido creados en Cristo Jesús para realizar buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que vivamos de acuerdo con ellas”

Las habilidades son puestas en tu vida también para el servicio de los demás. Todos tienen distintas habilidades y todos tienen por lo menos una. No puedes decir que no tienes.

Todos tienen habilidades que pueden utilizar para el Señor.

Tú eres hechura del Señor creados para buenas obras, o sea tú tienes alguna capacidad que es para hacer buenas obras. Él te creo con una capacidad que debes reconocer.

Tom Paterson dijo: “muéstrame una persona que no conozca su talento y te mostraré una persona que tiene poco sentido de propósito, motivación y de valor”.

Las personas que están deprimidas, que sienten que no sirven para nada, que no saben por qué están “acá”, que sienten que no tienen valores, es porque aún no reconocen cuáles son sus habilidades. TODOS tienen habilidades. Hay personas que tienen más habilidades que otras pero todos por lo menos tienen una.

Mateo 25:15

“A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad”

Las habilidades que tengas desarróllalas y da honra a Dios con ellas.

Tu FORMA

Organiza tus pasiones

Jeremías 29:11

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”

Normalmente llegas a creer que tus deseos están automáticamente en contra de los deseos de Dios y eso no es real.

Si tú tienes un deseo Dios no está en contra de eso, todo lo contrario, Él quiere darte las cosas que tú quieres. Sobre todo si son para honrar y glorificar a Dios.

Filipenses 2:13

“Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”

Cuando tú tienes un deseo –si es un deseo bueno, que no está en contra de Dios, que no es pecaminoso, Dios está poniendo ese deseo en tu corazón y Él quiere que lo cumplas.

Tu forma está hecha para servir a los demás.

Efesios 3:20

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”

Muchas veces tienes sueños. Tus sueños se quedan chicos con respecto al poder de Dios que puede actuar en esos sueños.

Si tú crees que puedes hacer algo extraordinariamente grande, con Dios y su poder será mucho mejor.

Organízate y ve cuáles son tus pasiones para darle cabida a tus pasiones en tu vida. Eso es parte de tu forma. A todos le gustan cosas distintas. Esos deseos y pasiones son parte de tu forma y Dios quiere usarlas también.

Tu pasión es lo que amas hacer.

¿Qué amas hacer?

Todos tienen algo que los apasiona, que les gusta y tienes que entregárselo al Señor. Tu pasión es lo que tú amas hacer.

 

 

Tu FORMA

Tu FORMA:

Fomenta tus dones

Organiza tus pasiones

Reconoce tus habilidades

Ministra a través de tu personalidad

Aplica tus experiencias

FOMENTA TUS DONES

Don es igual a regalo. 

Cuando recibes a Cristo como tu Salvador personal además de recibir el regalo de La Salvación recibes de parte de Dios algún don, algún regalo que es alguna capacidad espiritual que el Señor te da.

1 corintios 12:1 

“No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales”

Dios no quiere que los ignores (los regalos).

Es una tarea descubrir cuáles son tus dones, para poder entregárselos al Señor.

1 corintios 7:7b

“Pero Dios le ha dado a cada uno su propio don, a algunos de alguna manera y a otros, de otra”

No todos tienen el mismo don, tú tienes que descubrir cuál es el tuyo.

Aquel que mejor te conoce -que es Dios escogió el o los regalos apropiados para ti. Los que realmente te quedan perfectos.

Dios -que fue el que te creó te da dones, regalos que te quedan perfectos. Dios conoce tu forma perfecta y no se equivoca en el regalo que te va a dar.

El don que Dios te dio es perfecto para ti, Dios no te dará algo que no calce contigo.

Tu FORMA

Todos sirven en la obra de Dios. Pero ten presente las cosas que no son servir a Dios, como por ejemplo:
– Ir a la iglesia
– Tener un buen testimonio como cristiano
– Leer y aprender de la Biblia
– Orar
– Ir a Grupos de Cuidado

Está bien que cumplas con esas cosas, pero no es servir a Dios. Porque cuando tú sirves deben salir beneficiados los otros más que tú.
Tu servicio y la forma en que demuestras el amor a Dios es cuando amas y sirves a los otros.

El servicio no se hace hacia Dios, se hace hacia las personas, como si lo estuvieras haciendo para Dios y con la excelencia como si lo estuvieras haciendo para Dios pero para las personas.

Si no estás ayudando a las personas en algo no estás sirviendo.
Todos fueron hechos para servir a los demás, fuiste creado para beneficiar a los demás. No existe otra forma de demostrar el amor al prójimo que servirlo.

PRACTICAR el amor es la verdadera forma de amar, y la forma bíblica para los cristianos es el servicio.

Fuiste creado para servir. Un líder que no sirve no es nada.
Que tu vida beneficie la vida de otros con lo que tú sirves.

La forma tiene que ver específicamente con ‘tu forma’, con la forma que el Señor te creo. Ninguna forma es mala.

Tú eres una creación perfecta y tu forma es perfecta.
Tu forma, tu personalidad, tu carácter, tu forma de pensar…. fueron perfectamente creados por Dios.

¿A quién pertenezco?

1 Corintios 6:14

“Y así como Dios levantó al Señor, también nos levantará a nosotros con su poder”.

 Esto a lo que llaman vida -desde el nacimiento hasta la muerte física- es la preparación de lo que tú vas a ser y vas a hacer.

Dios no te dará algo mejor de lo que administraste.

¿Dónde crees que Dios te va a usar de acuerdo a lo que has hecho hasta ahora?

¿A quién realmente le perteneces? ¿A quién le estás entregando tu vida y tu cuerpo, es para glorificar a Dios, es para servir a Dios?

¿Estás sirviendo a Dios?

¿Estás entregándote al Señor por completo?

¿Qué le estás entregando a Dios?

El Señor te pide que administres tu cuerpo para Su obra, ¿cómo lo estás haciendo?

¿A quién pertenezco?

Romanos 14:12

“Así que cada uno de nosotros tendrá que rendir cuentas a Dios de sí mismo”.

Cómo puedes servir bien a Dios si tu cuerpo no te lo permite. Muchas veces por no ser responsable de cuidar el templo del Espíritu Santo no puedes cumplir con los compromisos que tienes con Dios.

Debes ser responsable con lo que Dios te pidió que administraras, lo primero es cuidar tu cuerpo.

No dejes de servir a Dios por no tener cuidado de lo que Él te pidió que administraras. Porque llegará un momento en que te pararás delante del Señor y te dirá: “yo pagué un precio por ti y por tu cuerpo, ¿cómo lo administraste?”.

Dios espera que cuides lo que Él te entrega, y lo principal, lo primero… tú mismo.

La importancia que tiene de que cuides tu cuerpo, de sustentar tu cuerpo es que si no logras hacerlo contigo cómo lograrás amar a los demás (Efesios 5:29, “Nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, como lo hace Cristo con la iglesia”). Debes ser capaz de amarte a ti mismo para poder amar a los demás. Cómo podrás servir a otros si no eres capaz de cuidarte. Dios te pedirá cuenta por ti, no por el que está a tu lado.

¿Si estás enfermo puedes servir bien a Dios?

¿Si no te cuidas puedes servir a Dios?